El perfil del paciente de cirugía estética

La cirugía estética o cirugía plástica está en crecimiento año tras año, tanto a nivel mundial como de España.

Este crecimiento ha logrado que este tipo de intervenciones sean más comunes y poco a poco se traten como algo normal, aunque, como veremos, sigue siendo un tema tabú para algunos sectores de la población.

Si nos guiamos por los datos proporcionados por el estudio anual de la International Society of Aesthetic Plastic Surgery, realizado por ISAPS, cada año en España se realizan unas 400 000 intervenciones de cirugía estética.

Esto hace que se posicione como decimosegunda en el ranking mundial.

Seguimos teniendo como punteros a EE. UU., Brasil, Japón, México e Italia, que concentran nada más y nada menos que el 38,4 % de los tratamientos cosméticos a nivel mundial.

¿Cuáles son las intervenciones qué más solicitan?

La intervención quirúrgica más extendida sigue siendo el aumento de pecho, seguida de la liposucción; en tercer lugar, la blefaroplastia, en cuarto, la rinoplastia, seguida de la abdominoplastia.

Las mujeres lideran la demanda de las intervenciones estéticas con un 86,4 %, con los tratamientos de aumento de pecho, liposucción, blefaroplastia, abdominoplastia y elevación de senos.

 Los hombres, con una tasa inferior, del 14,4 %, pero en crecimiento, demandan las intervenciones estéticas en este orden: blefaroplastia, ginecomastia, rinoplastia, liposucción y el implante capilar.

¿Cuáles son los principales factores de motivación?

En un estudio llevado a cabo en el Reino Unido para determinar las motivaciones que conducen a realizarse una cirugía estética, preguntaban sobre la autoestima, el atractivo físico, la satisfacción con la vida, la religión, la visión sobre la cirugía estética y el consumo que hacían de los medios.

La idea de este estudio era ver qué factores determinaban una mayor probabilidad de que una persona optara por realizarse una cirugía estética.

El perfil más propenso a la realización de una intervención estética respondió a una autoestima baja, poca satisfacción con la vida, una percepción del atractivo baja, sin apenas creencias religiosas y una alta exposición a los medios de comunicación.

Las personas que están más expuestas a los medios perciben que la cirugía estética aporta más beneficios, mientras que a las personas creyentes les produce fricción al percibir que la cirugía estética está en discrepancia con sus creencias.

Cabe destacar que hay dos elementos que tienen fuerza y determinan la motivación: el consumo de los medios de comunicación y la religiosidad.

Además el hombre espera que tras una operación estética, tener un mayor aceptación social gracias a su mejora, mientras las mujeres esperan sentirse mejor con ellas mismas, para tener una mayor satisfacción personal.

¿Cómo actúan?

En el sector salud, cuando se necesita una operación, suele funcionar la recomendación personal. Tener buenas referencias de un doctor ayuda mucho en la toma de decisiones.

En la cirugía estética no es tanto así. Aunque en los últimos años se ha normalizado, la cirugía estética sigue siendo un tema tabú para gran parte de la población.

Muchos pacientes prefieren no admitir públicamente sus arreglos estéticos, por el miedo al “qué dirán”.

Muchas veces, este temor ha estado alimentado por la mala reputación que provocan algunos medios de comunicación al mostrar desastres estéticos; así como a las creencias populares que asocian las intervenciones estéticas con aspectos frívolos y superficiales.

Cirugía estética segura: Lorena Beltrán
Lorena Beltrán victima de un desastre estético, promoviendo su campaña #CirugíaSeguraYA.

Sea como sea, está claro que en la sociedad hay una barrera que dificulta que se hable de forma abierta sobre la cirugía plástica. Este miedo o tabú, junto con las dudas, hace que, inicialmente, los pacientes investiguen de forma privada y personal en Internet para aclarar estos aspectos.

Además los riesgos que puedan surgir en una operación, es un tema que no se pasa por alto, y aun que más del 85% piensa que el resultado supera con creces a los potenciales riesgos, admiten que antes de someterse a una operación, han dedicado tiempo a informarse por Internet, en distintas fuentes y clínicas.

Si a esto le añadimos que no suele ser una urgencia, el proceso de decisión puede llevar varios meses.

Es aquí donde el inbound marketing puede ser tu mejor aliado. Para ello puedes empezar a crear contenidos para los potenciales pacientes.

Puedes trabajar con los mejores materiales y ser muy buen cirujano y profesional, pero, si tus potenciales clientes no te conocen, no tienes posibilidades de ayudarlos.

Nuevas generaciones y tendencias

Cada vez aparecen nuevas tecnologías que ofrecen diferentes posibilidades, lo que, a la vez, provoca una mayor exigencia de los pacientes.

Una de estas mejoras implementadas en varias clínicas es la de ver los resultados de un cambio estético de forma virtual, a través de una tableta. Es como si estuvieras viendo una fotografía tuya con la operación ya realizada.

En los últimos años, gracias a que cada vez hay más pacientes que se realizan cirugías estéticas, se ha normalizado esta práctica y, por lo general, las nuevas generaciones se manifiestan más predispuestas a confesar sus retoques estéticos.

La edad del paciente también juega un papel importante, sobre todo en los hombres. Mientras que alguien joven lo explica sin tapujos, entre los 40 y 50 quieren demostrar que siguen siendo jóvenes y no lo cuentan. Los de más de 60 años lo ocultan, ya que, para ellos, decirlo es aceptar que son viejos.


Si quieres saber de qué manera podemos ayudarte a tener más pacientes todos los meses, contáctanos y te mostraremos cómo lo hacemos, sin ningún tipo de compromiso.

Share this post

There are no comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart